Cuidado y Salud

Cómo cuidar la piel en invierno: 7 consejos útiles

La piel es el órgano del cuerpo que está expuesto a las inclemencias del tiempo, tanto en verano como en invierno. Sin embargo, muchas personas creen que debemos cuidarnos más en los meses de calor, sobre todo de los rayos solares. Esto provoca que descuiden la protección durante la estación invernal y así, las zonas del cuerpo más expuestas son las que sufren las consecuencias de las bajas temperaturas: los labios, las manos, el cuello, las mejillas y el escote.

En este sentido, queremos brindarte algunos consejos útiles que te ayudarán a proteger la piel en los meses más fríos del año:

Hidratar la piel a diario, varias veces al día. Esto es especialmente importante en aquellas personas que padecen algún tipo de dermatosis (psoriasis, por ejemplo). En general, las cremas a base de urea suelen ser un buen aliado para mantener la piel saludable durante el invierno. 

Usar productos suaves y dermatológicamente testeados. Para el lavado de manos y de la cara, lo ideal es evitar productos agresivos que puedan dañar la piel.

Hidratar los labios. Suelen sufrir mucho las bajas temperaturas, sobre todo si hay algún tipo de patología de base, por lo que es recomendable mantenerlos hidratados y protegidos también de la luz ultravioleta.

– Utilizar protector solar. Este producto no es de uso exclusivo en verano, de hecho, la nieve refleja el 80% de la radiación solar. Por lo tanto, si vives o visitas un lugar con frío extremo, no descuides tu piel.

Abrigá tus manos. La utilización de guantes no solo mantiene el calor en las manos, si no que ayudan a las personas que presentan una gran sensibilidad al frío y padecen de patologías como sabañones, por ejemplo.

Evitá exponerte a cambios bruscos de temperatura. Solemos estar en lugares altamente calefaccionados y, al salir, nos exponemos al frío intenso. Esto puede favorecer a la aparición de capilares dilatados en el rostro.

Cuidá tu alimentación. En este sentido, te recomendamos reforzar el consumo de Vitamina C y antioxidantes, además de beber alrededor de 2 litros de agua al día.

Si queremos una piel saludable, es importante adquirir la constancia de mantenerla protegida, durante todo el año.